lunes, 23 de noviembre de 2009

YEMAS ISHTAR


Es este un postre exquisito para culminar nuestras comidas o cenas navideñas, que puede hacerse con tiempo y conservarse en lugar frío y seco.




YEMAS ISHTAR


Ingredientes:

* 24 yemas de huevos;
* 500 gr de azúcar;
* 120 ml de agua;
* Zumo de medio limón;

* Chocolate de cobertura de Dr. Oetker;
* Amaretto (1 cucharada);
* Mantequilla (la punta de un cuchillo);





Elaboración:


Preparamos un almíbar a punto de hebra regular con el azúcar y el agua, si no tenemos termómetro especial sabremos reconocer este punto cuando, si cogemos un poco de almíbar entre los dedos y los separamos, queda entre ellos una hebra consistente.


En ese momento deberemos incorporar las yemas que, previamente, habremos pasado por el chino para asegurarnos de que no llevan restos de pielecillas u otros. Para que sea posible el paso de las yemas, es necesario calentar el chino. Las incorporaremos pues ya limpias al almíbar a traves de un colador de agujeros, como si fuésemos a hacer huevo hilado, porque son hilos de yema los que deben caer en el almíbar.


Después sacamos las yemas y las dejamos secar un poco. Una vez que ya no goteen almíbar, formamos unas pequeñas bolitas y las aplastamos ligeramente.


El almíbar que ha sobrado en el cazo, lo colamos para limpiarlo y clarificarlo y le incorporamos el zumo de medio limón, dejamos que hierva lentamente sin dejar de remover, hasta que veamos que se convierte en una pasta blanquecina, en ese momento, lo apartamos y volcamos sobre el mármol.


Lo removemos muy bien con una espátula para que se vaya enfriando y podamos amasarlo sin quemarnos.


Una vez amasado, lo ponemos al baño de María y cuando se vea fluído, vamos mojando en él las yemas de una en una, sacándolas de inmediato y poniéndolas a secar.


Mientras secan las yemas, ponemos la cobertura de chocolate al baño María, removemos con cuidado, vigilando constantemente porque el chocolate blanco se quema enseguida, incorporamos la punta de un cuchillo de mantequilla y la cucharada de licor. Retiramos del fuego.


Con una espátula, bañamos las yemas con la cobertura de chocolate, las ponemos en una bandeja y las metemos en el frigorífico, para que endurezcan con rapidez. Si se desea, antes de que la cobertura endurezca, se decoran con un trozo de guinda.






2 comentarios:

Morguix dijo...

¡¡¡Qué delicia, y qué yemas tan finas!!!.
Sí, son una bomba calórica... pero un día es un día, jejeje...
Besotes.

Ishtar dijo...

En realidad, todo lo que comemos en esos días de fiesta tiene demasiadas calorías, es cuestión de ponernos a partir del 7 de enero a pescados y verduras.;-)Besos.