viernes, 4 de diciembre de 2009

TATIN DE MANZANAS, MORCILLA Y PIÑONES



Es éste un delicioso entrante o aperitivo para los días de fiesta o cuando tengamos invitados con los que deseemos quedar particularmente bien ya que, siendo un plato sencillo de preparar, resulta muy vistoso en la mesa. El sabor que le aporta el tomillo, da una sensación de frescor que resulta inolvidable al paladar.




 

TATIN DE MANZANAS, MORCILLA Y PIÑONES

Ingredientes:

* Manzanas Reineta del Canadá;
* 300 gr de morcilla ibérica;
* Obleas para empanadillas y postres;
* 60gr de mantequilla;
* Tomillo fresco;

* 2 cucharadas de azúcar;
* Piñones;



Para la salsa:

* 1 vaso de Vino de Oporto;
* 1 vaso de caldo de carne casero;
* 1 Cucharada de almidón de maíz;




Elaboración:

Lavamos muy bien las manzanas, las pelamos y descorazonamos, y las partimos por la mitad.

Preparamos una bandeja de horno cubriéndola con papel de hornear, untamos con mantequilla el sitio donde vamos a poner cada manzana, espolvoreamos con azúcar y tomillo fresco picado.

Ponemos las manzanas en la bandeja, con la parte más ancha hacia abajo, y cubrimos cada una de ellas con una oblea de masa de empanadillas. Como existen obleas de dos tamaños, elegimos el que cubra bien las manzanas y aún sobre un par de centímetros.

Las horneamos durante 15 minutos, en horno previamente calentado, a 180º. 

Desgrasamos el caldo y lo colamos para dejarlo libre de impurezas, lo calentamos a fuego suave, le agregamos el vino de Oporto y lo dejamos reducir a la mitad.
Disolvemos el almidón de maíz en un poco de agua fría y lo añadimos al caldo, removiendo durante un minuto, hasta que la salsa espese.

Partimos la morcilla en rodajas como de un centímetro, debe haber dos por cada Tatin. La ponemos en un recipiente apto para horno, ponemos los piñones por encima y las horneamos durante cinco minutos a 180º.

Sacamos las manzanas, le damos la vuelta y, con una cuchara, vamos poniendo sobre cada una dos trozos de morcilla y unos piñones. Decoramos con tomillo fresco y salseamos por encima, o bien servimos la salsa en salsera aparte.

Un vino Pago de Carraovejas, puede ir muy bien con éste plato.



 

2 comentarios:

Morguix dijo...

¡¡Pago de Carraovejas!!. ¡¡Anda que no sabes tú "ná", guapa!!. Mi vino favorito, ¡y mira que cuesta encontrarlo, porque lo distribuyen con cuentagotas.
El plato me parece delicioso: me lo apunto para nosotros (para la rama "rara" de mi familia sería demasiado, jajaja). Pero éste lo tengo que hacer.
Besotes.

Ishtar dijo...

A mí también me gusta mucho ese vino, Morguix, dependiendo de las añadas que busques puedes encontrarlo en el CI o en tiendas especializadas.
En verdad las fiestas son a veces un problema por los gustos gastronómicos diversos que hay que combinar, la gente debería entender que la civilización y la cultura pasan también por conocer cosas nuevas en la cocina y dejarse sorprender por nuevos sabores.
Un abrazo.