sábado, 14 de julio de 2012

NO TODO ES TAN MALO EN LOS RECORTES

Image and video hosting by TinyPic






NO TODO ES TAN MALO EN LOS RECORTES


Aunque andamos estos días todos mustios porque, a unos más y a otros menos, a todos nos afectan los recortes y subidas de IVA, hay en cambio recortes muy interesantes.


Por ejemplo, entre las medidas aprobadas este viernes hay una que ha pasado desapercibida pero que representa muchísimo dinero de ahorro, se trata de que han suprimido de un plumazo el cobro del 80% de su sueldo durante dos años que tenían todos los ministros salientes, secretarios de Estado, presidentes de las Cámaras y presidentes y consejeros de organismos reguladores del anterior gobierno, que estén percibiendo otro sueldo, sea público o privado.


Es decir, Elena Salgado que seguía cobrando como ex ministra, a pesar de cobrar por Chilectra (filial chilena de Endesa) y Abertis, deja de cobrar. Igualmente Alfredo Pérez Rubalcaba, que venía cobrando el 80% de sus sueldo de ministro y además como diputado, y José Blanco y Carme Chacón, Valeriano Gómez, Trinidad Jiménez, Manuel Chaves, Rosa Aguilar, Ramón Jáuregui, Leire Pajín, Ángel Gabilondo y Miguel Sebastián.


Y también se baja un 7,1% la pensión de Rodríguez, Aznar, González y Suarez y el mismo 7,1% se rebaja el sueldo de todos los altos cargos del Gobierno actual.


Por algo se empieza. Pero queda mucho por suprimir en las "altas esferas" porque los ciudadanos están cansados de que siempre paguen el pato los mismos.


Porque la subida brutal del IVA va a lograr que un anciano con pensión escasa (casi todos), no pueda cambiar de gafas graduadas, ir al cine o cortarse el  cabello, porque esas tres cosas se ponen llamativamente por las nubes; ya de ir al teatro ni hablamos.


La subida "temporal" del IRPF a los autónomos va a ser la gota que colme el vaso a un colectivo ya muy castigado.


Y qué decir de los funcionarios, hartos de hacer siempre de Don Tancredo y que constantemente sean ellos los que salen perdiendo, esté el gobierno que esté.


Sin embargo y dicho esto, hay que recordar que pocas voces se alzaron durante los últimos ocho años para criticar los dispendios ruinosos que nos han traído hasta aquí y que atajados a tiempo nos hubieran permitido recuperarnos y estar ahora como otros países de Europa, que ya comienzan a crecer.


A nosotros nos va a tocar ahora la larga travesía del desierto y entristece oír en las manifestaciones de unos y otros grupos los gritos de  "yo no tengo que levantar a España", "la Economía no es mi problema", porque dan ganar de decirles "entonces, señores, váyanse". Porque esta no es la hora de los egoísmos sino la de arrimar todos el hombro y hacer Patria. Ya no es momento de quejarse de lo que pudo haber sido y no fue, sino de esforzarnos todos para que nuestros descendientes puedan tener algún futuro. Costará sudor y sangre, pero si nos lo proponemos podremos conseguirlo, lo importante es que dejemos de gritar "yo, yo, yo" y comencemos a pensar en "nosotros". Hay que construir, no que destruir.


Y volvamos a los guisos caseros, y las tertulias familiares y a conformarnos con menos, que España pasó largos años de hambre y logró sobrevivir. Si queremos, podemos.

1 comentario:

jose manuel dijo...

Creo que España tiene un cancer: los políticos, nos van arruinar antes de perder su estatus.

Saludos