martes, 31 de julio de 2012

LECCIONES CUBANAS

Image and video hosting by TinyPic




LECCIONES CUBANAS


Con el accidente de tráfico en el que falleció el disidente cubano Oswaldo Payá y su acompañante y miembro de su organización, Harold Cepero, el pasado día 22 de julio,  debemos aprender unas lecciones importantes.
La primera lección es que no se nos ha perdido nada en Cuba mientras sigan gobernando allí los Castro. La segunda es que si caes en el error de ir no debes agravarlo conduciendo un coche, porque puede ocurrir cualquier cosa y puedes perder la vida o la dignidad.


Y digo esto al hilo del vídeo que se ha difundido del joven que conducía el coche, Ángel Carromero, dirigente de Nuevas generaciones de PP, en el que dice que nadie los echó de la carretera como dicen los opositores al régimen cubano, que el accidente se debió al mal estado del asfalto. Carromero no parece un joven de muchas luces, pero desde luego no se asemeja en nada  al que salió de España.


No sabemos lo que ha sucedido realmente pero está claro que ese vídeo lo ha grabado al dictado de la política cubana y muerto de miedo por lo que le pueda suceder; sus ojos, más elocuentes que sus labios, decían claramente ¡sacadme de aquí!


Esa súplica que hace de que no utilicen con fines políticos el accidente es una prueba más de que el miedo no le cabe en el cuerpo. De momento Cuba ya le acusa directamente de costear las campañas de la oposición, y de homicidio por las muertes de Payá y su acompañante, e ignoramos que otras cosas pueden haber ocurrido entre bastidores. La embajada de España le ha puesto un abogado y esperemos que el asunto pueda arreglarse pronto, de momento se está poniendo muy negro para el español; el sueco Jens Aron Modig, líder de la Liga Juvenil Democristiana, de Suecia, que también les acompañaba en el mismo coche, está ya en su país.
Nunca hay que meterse en la boca del lobo.


Y en ese mismo sentido tenemos que aplaudir que el Gobierno haya repatriado a los cooperantes españoles en Tinduf (Argelia) ante la amenaza de un secuestro inminente y haya enviado un avión militar para traer de vuelta a 12 españoles, dos italianos y un francés. Un español, Pepe Oropesa, se empeñó en quedarse y se muestra molesto porque se le obligara a firmar un documento asumiendo toda la responsabilidad de quedarse y eximiendo a las autoridades españolas de cualquier responsabilidad ante eventuales daños. Pues no se moleste, que si usted se queda, sabrá lo que hace, hemos intentado salvarle, no se puede hacer más.


Y lo mismo es aplicable a todas esas ONGs que han decidido desafiar al Gobierno de España y enviar a activistas a Tinduf para mostrar su rechazo a la repatriación. Ustedes mismos, pero no vengan luego pidiendo que paguemos rescates, si quieren correr hacia la muerte, mueran al menos con dignidad, que el país no está para gaitas y pamplinas.

3 comentarios:

Morguix dijo...

Tienes toda la razón, Ishtar.
Somos muy libres de poner nuestra vida en riesgo viajando a países peligrosos... pero, después, no podemos pretender que venga nuestro país a pagar rescates, ni que manden al ejército, policía o Guardia Civil a salvarnos, poniendo sus vidas en peligro.
Hay miles de sitios más seguros donde podemos demostrar nuestra solidaridad. Incluso dentro de España, con la que está cayendo, hay mucha gente a la que ayudar... pero, claro, parece que es más "guay" ir al Sáhara...
Lo de Cuba, está clarísimo que Carramero no puede abrir la boca, y que dice lo que le han dicho que diga. ¡Pero si hasta habla de accidente "de tránsito", expresión que en España no se usa!.
En fin, guapa, que así estamos...
Un besote.

Ishtar dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ishtar dijo...

Desgraciadamente parece que "viste más" ir por ahí arreglando el mundo antes que arreglar la casa propia, sobre todo cuando van con todos los gastos pagados a nuestra costa, como si aquí mismo no hubiera suficientes problemas que resolver, con familias enteras que no tienen para comer, pero eso no da el mismo caché progre.

Y del otro pánfilo, ¿qué decir?, habla tan raro porque está leyendo en un teleprompter lo que le obligan a decir, y el Gobierno tendrá que hacer encaje de bolillos para que no le den todo lo que le tenían guardado a Aznar por su amistad con Bush, le pueden caer hasta diez años de prisión, y prisión cubana, no lo que conocemos aquí con ese nombre.

Pero aquí cada cual hace lo que le viene en gana y luego que Papá Estado le saque las castañas del fuego con dinero de todos.
Un abrazo.