miércoles, 31 de marzo de 2010

SEMANA SANTA


SEMANA SANTA

Hay una semana al año que es especial en España; el Domingo de Pascua es el siguiente al plenilunio de primavera y toda la semana anterior está dedicada a la Pasión de Cristo. Y da igual que los tiempos corran laicos y los Ayuntamientos se declaren agnósticos, que la gente vuelve siglos atrás y desempolva las costumbres de sus ancestros.

Y si esto ocurre en todos y cada uno de los pueblos de España alcanza una dimensión especial en Sevilla. No hay familia donde no se limpie y planche alguna túnica de nazareno, en la mayoría varias puesto que es tradicional que padres e hijos pertenezcan a la misma cofradía y los niños apenas saben andar ya salen aunque sea de monaguillos.

En Sevilla cuando estalla el azahar en las calles huele ya a Domingo de Ramos y el aroma del incienso se mezcla con el de las flores. Cada Hermandad guarda en secreto la fórmula de su mezcla para incienso, así como el manto que su Virgen lucirá o el color y tipo de flores que adornarán sus pasos, aunque hay algunos tradicionales que se repiten cada año, como el azahar de la Virgen de la Concepción, de la Hermandad de El Silencio.

Hay toda una artesanía detrás de las Hermandades, desde las flores de cera rizada y el sobredorado de la madera hasta el bordado de mantos y sayas, oficios todos que de no ser por la Semana Santa se habrían perdido irremediablemente.


Para una persona que asista por primera vez a ese desfile de nazarenos y pasos será como contemplar un Museo abierto en la calle, el Arte en marcha lenta, como si el tiempo se hubiera detenido en los años 1500 o 1600, cuando los gremios crearon las Hermandades, verá un espectáculo de color, luz y sonidos que nunca podrá olvidar, aún cuando no sea persona especialmente religiosa. Y la emoción subirá de punto si rasga la noche una saeta, como un grito que se clava en la noche y en el corazón.


No se queden sin conocer la Semana Santa en España.

2 comentarios:

Morguix dijo...

Me encanta la Semana Santa de Sevilla: he tenido ocasión de vivirla varios años, y verdaderamente es algo mágico y especial.
Un beso.

Ishtar dijo...

Hola, Morguix, es verdad, sobre todo la "madrugá" es algo fuera de lo común.
Un abrazo.