sábado, 1 de noviembre de 2008

AHORA, EL GASOIL


Dice el refrán que cuando no hay harina, todo es mohína. Viene esto a cuento de los cientos de turismos y camiones que, sobre todo en Pontevedra y Lugo, han resultado afectados por una supuesta mala calidad del gasoil de Repsol. A pesar de esto, Repsol asegura que a su gasoil no le pasa nada. Pero era lo que le faltaba a la economía de muchas empresas y particulares.
Hay empresas de transportes paralizadas porque todos sus vehículos están afectados por las averías. Y muchos de estos camiones son frigoríficos, con mercancía que no aguantarán los días de demora.
Al tratarse de un problema derivado del combustible, los concesionarios advierten en las facturas que el problema, aunque resuelto, puede presentar repercusiones futuras en el sistema de alimentación del vehículo, inyectores o bombas, que no serán cubiertas por la garantía de la marca porque se deben al "uso de combustible en mal estado". Pero ellos pagaron ese combustible como si fuera bueno. ¿Quién está "bautizando" el combustible?

1 comentario:

k dijo...

GAS-oil Y ParaFinas