domingo, 28 de septiembre de 2008

CIELO APAGADO




Apagado ya el cielo de sus ojos, nos quedan sus películas. Nos queda la obra de quien ganó dos Premios Oscar y, sobre todo, la memoria de que fue un hombre auténtico que nunca anduvo montando circos como muchos otros actores.
A pesar de que su mirada seductora llenaba la pantalla, jamás estuvo pagado de su belleza, como lo están otros con menos motivo. Fue una persona discreta, emocionalmente estable y capaz de mantener su matrimonio durante cincuenta años en un mundo como el del cine en el que las relaciones duran dos cuartos de hora. Invirtió mucho dinero en ayudar a otros, tocado quizás por el trágico fallecimiento de su único hijo varón por sobredosis.
Se ha ido con discreción y elegancia, como ha vivido, rodeado del respeto y la admiración de todos y nos deja su obra para recordarle.
SIC TIBI TERRA LEVIS

2 comentarios:

Bego (samira) dijo...

Era un hombre encantador tanto profesionalmente como en su vida personal...........Sus ojos lo llenaban todo.........

Descanse en paz.

Ishtar dijo...

Sí que lo era, ha llenado toda nuestra vida desde la pantalla.
Me alegro de verte, Bego, espero que estés bien. Besos.