jueves, 30 de octubre de 2008

COMIENZA LO MÁS DURO DE LA CRISIS

Celestino Corbacho, Ministro de Trabajo

LLEGÓ EL TIEMPO DE LAS VACAS FLACAS

Por si alguien tenía aún dudas, ya ha comenzado lo peor de la crisis. El golpe de mano a los complementos salariales mientras se dispara el desempleo y la quiebra de muchas empresas.
Como el estado recauda menos ahora, hay que aumentar lo que se recauda como sea y para ello reinterpreta la norma donde se recogen las exenciones de cotización de la empresa y de las cuantías que cobran los trabajadores como complemento salarial. Así se van a elevar los recargos por conceptos que, como los seguros médicos, están dentro del salario flexible. Cada vez que reinterpretan algo, es para que se pague más nunca menos. Ahora los seguros médicos cotizarán un 4,7% el empleado y un 23,6 la empresa. Hasta ahora este tipo de pagos, como también las entregas de acciones, los pagos por guardería, comedores de empresa o seguros por accidente, estaban exentos de pago a la Seguridad Social. Eso se ha acabado.
Las empresas han puesto ya el grito en el cielo porque hay mucho salario en especie que precisamente se pagaba así para no cotizar por ello.
Esto, aparte del golpe para la economía de unos y otros, empresas y trabajadores, lo peor es que significa que para la Seguridad Social las cosas no pintan bien y hay que buscar nuevos ingresos. Trabajo ya ha alertado que los menores de 50 años no tienen garantizada la pensión, aunque no por ello pueden dejar de cotizar.
Dicen los analistas que la única medida deseable sería que el Gobierno renunciase a invertir el Fondo de Reserva en Bolsa, no vayamos a acabar peor de lo que ya estamos.
Se acabó la época de vacas gordas y llegan las vacas flacas, por culpa de la codicia de algunos padeceremos todos.

2 comentarios:

k dijo...

Y todo para inchar a estos Kabrones.

k dijo...

Bueno esto era un encadenado y con H.
Perdón.
Esto explica, que a veces la mente por muy racional que pretendan algunos que séa, también sé equivoca.
¿ Por qué?
La mente es un super-ordenador natural, que procesa infinidad de parametros, que para un juez nada representan, desconoce e incluso ni creo que le importen, ya que a veces el mismo actor de un hecho incomprensible, tampoco sabe ni entiende por qué lo hizo.
A veces simplemente falla una neurotransmisión, un cortocircuito, quien lo sabe ?
¿Acaso un juez lo sabe?
¿ Por qué será que jueces y politicos cada vez acercan más al cocimiento divino?
Todo lo saben, saben de todo.