jueves, 30 de octubre de 2008

LA CARNE ROJA


La revista Nature publica un nuevo trabajo sobre los perjuicios para la salud de los chuletones, asados y hamburguesas poco hechos.
El estudio, realizado por expertos de la Universidad de California (EEUU) nos demuestra que comer carne cruda y productos lácteos sin pasteurizar empeora la susceptibilidad del ser humano a la acción de "Escherichia coli", una bacteria que habitualmente vive en el intestino y forma parte de nuestra flora intestinal, colaborando en la absorción de los nutrientes.
Sin embargo, existen varias clases de "Escherichia Coli" que pueden causar graves problemas intestinales y fuertes diarreas, entre ellas la EC que produce la toxina Shiga (citotoxina subtilasa), en la que se han centrado los autores del estudio.
Han descubierto que esta bacteria es capaz de causar intoxicación al unirse a un tipo de molécula no humana que llega a nuestros intestinos a través de la ingesta de la carne de cerdo, ternera o cordero.
La toxina se liga concretamente al ácido N-glicolilneuramínico, que el ser humano no produce por sí mismo, nosotros carecemos de este azúcar.
La toxina puede ser mortal cuando produce el llamado síndrome urémico hemolítico, que se caracteriza por una fuerte anemia, bajada de plaquetas y fallo renal agudo. A esta patología se le llama "enfermedad de las hamburguesas", debido a que el contagio más habitual es el consumo de carne contaminada de ganado bovino.
Por esta razón es necesario consumir alimentos totalmente cocinados.
Según estos investigadores esta molécula no humana puede acabar integrándose en los tejidos humanos hasta el punto de que algunas personas generan una respuesta inmune contra ella, que puede terminar desencadenando graves problemas intestinales.
Así que ojito con la carne cruda.

2 comentarios:

k dijo...

Enfermdad de las hamburguesas- de las vacas locas... aún sigue muriendo gente. Y todo por lo de siempre, producir proteinas baratas, como séa y sin importar las consecuencias.
Igual que lo de construir alocadamente, sin mesura, lo mismo dá que séa en el cauce de un rio que en una torrentera.
Ya me calmo. ¿Pero somos por esto más ricos ó somos más pobres?.

Ishtar dijo...

Generalmente quien enriquece con rapidez su bolsa, generalmente a costa de los demás, no suele enriquecer su espíritu y probablemente tampoco le preocupe esto mucho.