martes, 21 de octubre de 2008

TOQUETEOS NO


La canciller alemana Angela Merkel se ha quejado a la embajada de Alemania en París de la excesiva efusividad de Sarkozy y le ha pedido que haga llegar al Elíseo su petición de una mayor sobriedad en los gestos.
Para una austera protestante alemana del este los toqueteos de Sarkozy, besos, palmaditas en la espalda, cogerla del brazo o acariciarle una mano, gestos tan franceses, tan mediterráneos, resultan muy embarazosos.
Para ella, con saludarse a la entrada y a la salida de una reunión es más que suficiente.

1 comentario:

k + dijo...

jajaja... La doble moralidad de estos personajes........