jueves, 7 de febrero de 2008

EL DOLOR CRÓNICO




Un grupo de científicos de EE UU ha revelado que una serie de controles cerebrales realizados a personas con un padecimiento de dolor crónico mostraron un estado de constante actividad en zonas que debieran estar en reposo. Este hallazgo podría ayudar a explicar por qué esos pacientes presentan una mayor traza de depresión, ansiedad y otros desórdenes de carácter.
Al parecer el dolor crónico altera el modo en que las personas procesan información que no está directamente relacionada con su padecimiento.
El dolor prolongado por mucho tiempo afecta a la función del cerebro de responder incluso a tareas que demandan una atención mínima y que no están relacionadas con el dolor.
En estas personas, una región frontal de la corteza cerebral fundamentalmente asociada con la emoción está constantemente activa, perjudicando el equilibrio normal.

2 comentarios:

severe pain dijo...

Las personas que estamos expuestas a dolores crónicos estamos vulnerables a padecer de depresión, debido a que estos dolores afectan y alteran nuestra vida diaria. Además de volvernos dependientes porque no podemos hacer algo por nosotros mismos, esto ocasiona que nos hundamos en una profunda depresión.

Ishtar dijo...

Es cierto, por eso es bueno buscar ayuda especializada.