miércoles, 13 de agosto de 2008

AL FINAL, MIRAREMOS PARA OTRO LADO


El profesor de la Universidad Camilo José Cela, actualmente en coma, en imagen de archivo.

El agresor

De modo que hay un hombre en coma, al borde de la muerte por defender a una mujer que estaba siendo agredida y todo el agradecimiento de ésta es decir que el agresor es una "bellísima persona" y que solamente tenían "diferencias de opinión", no estaba siendo agredida. Añade la mujer "que si él no hubiera intervenido, no hubiera pasado nada". Vamos que al final, será mejor mirar para otro lado y que la mate si quiere, porque te juegas la vida y el futuro de tu propia familia por alguien que no lo merece.
El agresor, dejado en principio en libertad provisional, ha pasado de nuevo a disposición judicial debido a la presión ciudadana. Encima la tal Sandra, la agredida, nos regala esta perla "enfatizo mucho con la familia del profesor"(el agredido).
Por cierto la "bellísima persona" había tenido ya otros problemas con la justicia por robos.
La agresión sucedió cuando el profesor le había reprendido, de palabra y sin tocarle, que agrediera a la mujer y en presencia del hijo de 12 años del profesor que ahora se encuentra en muy mal estado anímico por no haber hecho nada para salvar a su padre cuando fue salvajemente golpeado por el agresor.
La cuestión es que muy poca gente hubiera hecho lo que hizo este hombre, enfrentarse a un maltratador completamente solo y decirle que dejara de agredir a la mujer. Pero a partir de ahora, aún serán menos, entre las consecuencias y el "agradecimiento" recibido.

2 comentarios:

ALMA dijo...

PUES TIENES TODA LA RAZON,YO ESTOY IGUAL DE INDIGNADA,NO HAY DERECHO.

Ishtar dijo...

La verdad es que al ver su comportamiento te das cuenta de que esa mujer no merece que nadie de la vida por ella, sin embargo la medida no está tanto en lo que vale ella sino en la ética y el valor moral de él y que comportamientos como el de este profesor harían cambiar a la sociedad si fuesen más frecuentes. Una persona no puede sola contra el mal, es la sociedad entera la que debe proponerse cambiar las cosas y dejar de "pasar".