sábado, 19 de julio de 2008

NO MIRES ATRÁS

Adolfo Suarez con el Rey (Foto realizada por A.Suarez, hijo)

Esta foto ha dado la vuelta a España, todos los periódicos parecen haberse puesto de acuerdo en considerar que viene a representar la amistad de dos viejos amigos.
Pues bien, no lo veo yo así. Para mí esta foto representa una advertencia bíblica: "No mires atrás", o quedarás convertido en estatua de sal.
Eso es hoy, desafortunadamente, Adolfo Suarez, una estatua de sal cuyas neuronas se han negado a funcionar con normalidad.
Pero no es extraño que el estrés sufrido te lleve a eso, y el propio dolor y el deseo de olvidar ese dolor. Este hombre fue traicionado por todos los que creía sus amigos, incluido aquél que le acompaña en esta foto, que estaba deseando que entrara el gobierno de Felipe González (Ay, este coqueteo de la realeza con el socialismo, qué caro les puede costar un día), pero también los políticos de su partido, que le dieron puñaladas por la espalda, y los votantes, que dejaron de creer en él.
Suarez hizo de un joven temeroso que se acomodó al Régimen para llegar a sus fines, el hombre que hoy le acompaña en ese paseo. Han pasado muchos años y en ese tiempo, a pesar de su carisma, de su honestidad y de haber conseguido una transición impecable, fue apartado por todos, sin excepciones y no se fue por gusto, se fue porque ni podía más ni contaba con apoyos.
Después vino el cáncer de su hija Marian y las diferentes y duras operaciones por salvarla, y el cáncer de su esposa, Amparo Illana, el cáncer puede tener claves genéticas indudablemente, pero el estrés que sufrió esta familia también pudo ser un desencadenante. Con la muerte de su mujer, Adolfo Suarez, de algún modo, se despidió de quien había sido y comenzó a entrar en el mundo de las sombras, ya no supo de la muerte de su adorada hija mayor, ni del cáncer de Sonsóles, ya estaba más allá del tiempo.
No sé si su enfermedad es una desgracia o una bendición, porque realmente vive ahora en un mundo feliz, sin enemigos ni problemas, donde el dolor no tiene sitio. El Toisón de Oro, no ha llegado a tiempo.
Lo dicho, nunca mires atrás.

2 comentarios:

MARISOL dijo...

A MI TAMBIEN ME IMPACTO VER ESTA FOTOGRAFIA.

MENOS MAL QUE HAY PERSONAS COMO TU QUE SABER DECIR LO QUE OTRAS COMO YO NO SABEMOS EXPRESAR.

BESOS.

Ishtar dijo...

Gracias por leerme, Marisol, me alegra que coincidamos en las ideas. Besos.